Orígenes de la Caja de Arena

        

El inicio de la terapia con caja de arena lo encontramos en lo que parecía un sencillo juego infantil protagonizado por los hijos del escritor e historiador británico Herbert George Wells, que se percató de que sus pequeños representaban sus problemas con las figuras con las que jugaban.

 

La psiquiatra infantil Margarita Lowenfeld aplicó este juego en sus terapias para ayudar a los menores a exponer sus problemas. La experiencia de este método y la influencia de la teoría analítica de Carl Jung fueron determinantes para que Dora M. Kalff decidiera emplear esta técnica como psicoterapia para ayudar a superar trastornos emocionales a través del inconsciente.

Esta autora volcó sus estudios, conocimientos y experiencia con la técnica de la caja de arena en el libro Sandplay

nahia 2.jpg

Como se prepara la caja de arena

mi caja.jpg
nahia 1.jpg

En una caja, preferiblemente de madera o plástico, de 57x72x7 que contiene en su interior arena y un conjunto de figuras con las que jugar y representar escenas.

Entre las figuritas para trabajar puede haber como mínimo:

  • Personas: una familia, personajes de diferentes razas, edades y formas de vida entre las que se pueden incluir abuelos, niños, bebés, una mujer embarazada... También se deben incluir algunas profesiones como soldados, médicos, profesores, indios, piratas y por qué no, algún superhéroe.

  • Edificios: al menos una casa, castillos, puentes, muros, escuelas o farolas.

  • Objetos cotidianos: muebles de todo tipo, platos, utensilios de cocina.

  • Coches y medios de transporte: aviones, bicicleta, coche de policía, ambulancia, etc.

  • Naturaleza: árboles, plantas, un volcán, piedras, animales de granja, domésticos y salvajes como perros y gatos pero también tiburones, leones, pájaros o insectos. Figuras variadas que representen alimentos o bebidas.

  • Elementos de fantasía: dinosaurios, monstruos, fantasmas, ángeles, vampiros...

Con todas estas figuras tan diversas, jugando y colocándolas en diferentes escenas sobre la caja de arena, el paciente irá representando de forma inconsciente una simbología que después tendrá que interpretar el especialista.

IMG_20200526_192910_1.jpg

La caja de arena para niños es una terapia ideal porque todavía no son capaces de expresar con exactitud lo que les ocurre y, por eso, es utilizado a menudo en contextos escolares. El juego en la caja de arena permite a los niños elegir personajes, crear escenarios y roles y colocar las piezas de una forma determinada. Todo ello les lleva a hacer una representación simbólica de su realidad interna sin casi darse cuenta.

 

Las escenas que van tomando forma en la caja de arena son comparables a las imágenes simbólicas que se desarrollan en los sueños. Otro beneficio de esta técnica infantil con arena es que se trata de una actividad en la que participan todos los sentidos. Por una lado, se aplica la vista para elegir las figuras y las manos para cogerlas y colocarlas pero también se utiliza la mente, la imaginación y el raciocinio. Se obtiene así un contacto muy profundo con el interior del niño.

 

 

La terapia de la caja de arena para niños